¿Que es la radiofrecuencia?

A continuación os cuento mi manera de hacer este tratamiento de modo fácil y efectivo.

La Radiofrecuencia consiste en calentar el tejido para estimular el colágeno y la elastina rehidratando las zonas y disminuyendo líneas de expresión.

Es un tratamiento que para el cuerpo puede hacerse por si sólo pero por lo general va acompañado de masaje o cualquier otra técnica como por ejemplo vacumterapia.

Normalmente se aconseja para reafirmar el tejido si sólo tenemos flaccidez y acompañado de otras técnicas si debemos eliminar también grasa.

La Radiofrecuencia también actúa como lipolítico, ya que al calentar el tejido podemos llegar a licuar adipocitos pero no es un tratamiento indicado exclusivamente para esta función.

Para mi gusto

La manera de trabajar este tratamiento debe ser siguiendo la linea de la musculatura, ya sea en el rostro como en el cuerpo, así definiremos y devolveremos el músculo a su sitio, se puede hacer de distinta manera aunque lo encuentro mucho más lento, de este modo con unas 5 sesiones ya se notan resultados evidentes.

Las empresas que comercializan estas máquinas dicen que hay que calentar muy despacio la zona, pero bajo mi experiencia y tras muchos tratamientos y estudios sobre este tema, empecé a utilizarla de diferente manera obteniendo unos resultados espectaculares tanto en facial como en corporal.

Para la zona del rostro lo que empecé a aplicar fue frío, bajar la temperatura de la piel hasta tres grados aproximadamente (con bolsas de hielo), en menos de cinco minutos y seguidamente aplicar la Radiofrecuencia a una temperatura de unos 40 grados (siempre con gel conductor y contando la sensibilidad de la persona), la diferencia de temperatura tan extrema hace que los fibroblastos que son los que sintetizan el colágeno se estimulen rápidamente, trabajamos unos 10 minutos aproximadamente y tapamos con una toalla o un papel para aguantar el calor el máximo de tiempo posible, al salir a la calle una vez finalizado el tratamiento debemos protegernos la zona (sobre todo en invierno) y no enfriarla hasta pasadas unas 7 horas donde ya se habrá enfriado por si sola, esto quiere decir que no se puede o no se debe mojar.

En el Cuerpo dependiendo de la zona hacía lo mismo, en el interior del muslo, barriga, estómago, rodillas y brazos, zonas pequeñas a excepción del pecho donde ni siquiera aplicaría este tratamiento si no es debajo de las clavículas para elevarlo.

La Radiofrecuencia sigue trabajando en el cuerpo hasta pasados unos dos meses después de finalizar el tratamiento, así que si nos apetece podemos hacer sesiones de repaso al año siguiente.

 

“Hay situaciones en la vida, en que la verdad y la sencillez

forman la mejor pareja”

Jean de la Bruyere (1645-1696)

 

 

firma-mp

 

 

 

 

Deja un comentario